.
.
Luna, lunera, cascabelera, quiero a todos mucho, pero a ti la primera♪♪♪♪

miércoles, abril 11, 2007

Amapola, lindísima amapola...


Ababoles…amapolas…

creo que la ceguera provocada por mi camino rutinario al trabajo me estaba impidiendo verlas, como cuando uno se acostumbra a algo o a alguien y deja de valorar su presencia…
He dudado…no sé si estaban la semana pasada o han aparecido así, en ésta…como por arte de magia…como son ellas…mágicas y especiales por ese carisma único que tienen para sorprender…para romper con el verde de los campos.

Hoy las he visto…a ambos lados de la carretera…rojas como la pasión o la sangre…como el amor y la lengua…
No he podido dejar de mirarlas…ahí estaban, encandilándome…haciéndome sentir que ha llegado la primavera y que quiero pasar con mi flaca junto a ellas.
Miles había…dejándose mecer por el viento…rozándose entre ellas para no sentirse tan solitarias sobre su propio tallo, como lo están siempre...

Me encantan las flores salvajes, que aparecen por un cambio de estación, por un exceso de lluvia o casi por azar, donde menos las esperas.
Me encantan ellas, las amapolas, por ese rojo terciopelo con olor a flor salvaje, que necesitas acariciar con la mirada…con los dedos…incluso con los labios.
Me encantan y las he echado de menos…por lo que hoy he de agradecer a la naturaleza tan fantástico regalo, que además de sorprender, me ha devuelto la caricia de ellas, hacia mi mirada.

11 comentarios:

Barney dijo...

Ciertamente las amapolas son una caricia para el alma; No es facil ver en la naturaleza ese rojo tan intenso que transmite tanta vida. Es un ejemplo más de belleza gratuita y cotidiana que sólo los ojos preparados para ello pueden disfrutar.

José Manuel dijo...

¡Qué suerte teneis y que envidia sana desprendeis! Los que contais con la suerte de poder disfrutar de la naturaleza en vuestro andar cotidiano y diario, incluso al trabajo. No, como en este Madrid, gris, ahumado, nervioso y alterado en que vivimos.

Bonito, precioso y deseable el paisaje que pintas con tus palabras…y es cierto…son los primeros avisos salvajes…de que la primavera ya está aquí…que ya ha llegado…que no avisa…salvo…por los cambios de ritmo en el látido de nuestro corazón.

Envidia me da, y me reitero en ello, que todavía tengo fresco el recuerdo de mis entrenos esta Semana Santa, ya sea en bicicleta o corriendo, disfrutando del olor que desprendían los naranjos, de esa tonalidad rosa encantadora de las salinas de La Mata, del suave tacto de la arena bajo mis pies, de color azul intenso del mar al amanecer, de ese brillo tenúe que desprenden los rayos del sol cuando se muestran tempranos en esas playas solitarias, de ese intenso olor a mar que saturaba mis sentidos…bueno…también he de añadir….el olor a “vaca” (me di de bruces con una ganadería entera de Vitorinas), que a punto me hizo caer de la bicicleta…ná…uno que tiene las papilas delicás.

Envidia sana, no más, de la posibilidad de poder disfrutar diariamente de la naturaleza en libertad.

SlowPepe dijo...

En Menorca, sin mirar al calendario, nos enteramos de la llegada de la primavera porque el campo (y aquí todo lo que no es pueblo o playa es afortunadamente campo) se llena de unas florecitas de color amarillo que aquí llaman "vinagretas", que resaltan sobre la base del verde intenso de la hierba que cubre la isla. Es que el lugar es muy húmedo, y la estampa bien podría pasar por asturiana o incluso irlandesa.

Hoy intento inscribirme para Almansa. Tú a lo tuyo, que no tienes ningún compromiso conmigo. Si estás, pues mucho mejor, pero si no puedes lo entenderéeeee.

Un besote fuerte y sonoro.

merak dijo...

cuidado con las amapolas que eso se fuma...ya me entiendes.
besos

grey dijo...

(Ahi vá, ¡pero si ya no me llamo anónimo...!)

El primer nombre que veo ahí es el vocablo aragonés, muy similar al árabe original.

A mí me sorprende cómo, siendo tan poquita cosa, estas flores herbáceas tan intensas son capaces, sin llegar a ocupar ni el 5 por ciento de su superfice, de cambiar el color de todo un campo comvirtiéndolo en un rojo que asusta sólo de verlo bajo los rayos del sol.

en madrid, se yerguen sobre la tierra de los que lucharon por ella en el mismo 2 de mayo... Danzan con el viento para deleitar a los pocos forasteros que visitando la tierra del manzanares por allí la descubren (indirecta); se agrupan para cantar bajo el sol en el día de la madre y de la carrera de la mujer, y para vestir de gala los campos durante las fiestas del patrón san isidro labrador. más adelante marchitan, cuando ya arrean los primeros calores, a finales del mes de las flores.

aunque... donde esté una castiza margarita que se quiten todas las opiáceas imitaoras... Ea.

irishdecai dijo...

Mu bonitas las amapolas, pero solo en fotos. Si yo corriera por ahi con mi alergia acababa en urgencias

kimonojaen dijo...

Supongo que el color rojo de tu texto será un homenaje a la " Papaver rhoeas"; lo que no me hace mucha gracia es que tu texto sea monocromático. ¿Se debe a algún estado de ánimo o sólo es el homenaje a la flor?

Nekerun dijo...

El barrio donde me crié estaba a las afueras de mi ciudad, dabas un paso y saltabas de la acera al olivar. Cuando llegaba la primavera las camadas de los olivares se teñían de rojo con estas flores...todo un espectáculo.

Besos con eco guapetona.

Sylvie dijo...

Barney, así es amigo...así es como yo las veo...aunque hoy el recorrido ha sido más triste porque con la lluvia, han desaparecido de nuevo como por arte de magia...¿volverán al salir el sol o se habrán ido ya hasta el año que viene?...(si alguno lo sabéis, me lo decís).

joserín, es cierto, a mi también me gusta disfrutar de los lugares por los que paso para venir a trabajar...pero vamos...que el mar, me queda a 15min y no lo veo con tanta facilidad, así que no me envidies así...sino cómprate una "palera" (eso dicen aquí).

slow, aquí también están llenos los campos de naranjos de esas flores amarillas...pero las llamamos "agrets" (igual en barna también).
En cuanto a Almansa, chaval, yo a lo mío, claro que sí...como siempre...y a lo mío es ir y si no me lo impide ninguna lesión tras la "mim" o dolor insoportable, correr contigo. En cuanto a la estancia, ya sabes que cuentas con la disponibilidad de mi espejo "leopardo".

merakillo, te entiendo, te entiendo...y además, como monja, me va que ni pintao...que ya sabes también tú lo que es la religión.

Greyecillo, así las llama Sergio (el marido de cris), que como sabes es de zaragoza...y además, jardinero durante un largo tiempo.
Con todas las pistas que me das, voy a llegar a madrid en el momento oportuno para verlas por todas partes...ays!!!...qué bien!!!
Y en lo de las margaritas, opino igual...además es mi flor preferida...
Adoro las margaritas muy muy especialmente.

Irish, putadón lo de las alergias, desde luego...madre mía...espero que a mi nunca me salgan. Lástima que las disfrutes más en foto.

kimonillo, aciertas...es dedicado a las amapolas...que si fuera por un mal estado de ánimo, no pondría el rojo, que ese es mi color preferido.

neke, suerte la tuya...que yo me crié en el sur de los Parises y aunque muy cerquita tenía una ciudad maravillosa, mis vistas eran calles y edificios. Como tener la naturaleza cerca, nada.

Besitos a todos.

Sylvie dijo...

uys perdón, que sé que da igual, pero no era en el sur de paris, sino en el norte.
Esa lección me la perdí en el barrio sésamo.

anita dijo...

NO tengo el placer de conocerlas en personas, pero casi casi que ni falta me hace con la hermosa descripciòn que hiciste...

Eso si, la de la foto parece la carita de uno de los bichitos de "bugs" la peli de disney... uno que tenia alitas... jeje

.
.