.
.
Luna, lunera, cascabelera, quiero a todos mucho, pero a ti la primera♪♪♪♪

viernes, enero 05, 2007

Mi reina maga

Hoy, víspera de la llegada de los reyes magos, no puedo dejar de hablar de ella.

En ella, englobo por un momento a todos los niños en general, que esta noche disfrutarán de esa sensación tan peculiar que solo la inocencia y la ilusión son capaces de darles (de darnos incluso a los adultos a veces)...esa sensación de desear lo desconocido, alcanzar un sueño o saborear la magia de un ansiado regalo.
Es maravilloso deambular por las calles y ver como les encandilan las luces...como observan sonrientes los miles de regalos de las tiendas creyendo que están allí para hacerles más fácil la tarea de elegir...como desean que los reyes desde el cielo o desde donde su imaginación alcance, vean lo bien que se han portado.
La envidio...les envidio hoy, porque si hay algo que yo pediría de nuevo a los reyes, es esa maravillosa inocencia que la edad nos roba sin casi darnos cuenta. Bendita inocencia!...ojalá les dure muchos años!.
Ella, mi sobrina en particular, suele ser original hasta para pedir (además, que suele pedir poco)...el año pasado un yo-yo...el anterior, una foto de ella junto a su abuela...
No entendemos el porqué de estas peticiones tan "apocadas" para lo que hoy en día están hechos a pedir...pero ella es mágica...como lo es su sonrisa y su mirada...y con su magia, consigue derretirnos a todos de amor, como nadie...
Deseo ver su cara cuando abra ese vestido de bailarina que estrenará mientras barbie le enseña sus primeros pasos...los primeros en cuanto a ballet se refiere...porque si algo es y con creces, es bailarina, que no hay día que pase sin que antes de su viaje cotidiano al cole, dedique unos minutos, con la música a toda potencia, a la danza del vientre egipcia o a la locura de los Iron Maiden...ella es así.
Para mi...solo pediría, tenerla a mi lado siempre...
Ella ha sido el mejor regalo de mi vida desde hace ya 5 años...y aunque llegará el día en que también pierda esa inocencia...me sobrará con que su voz no deje de decirme jamás, tan dulcemente, ese "te vuic super, tía", que siempre me llenará el alma.

1 comentario:

Pepemillas dijo...

Curioso, iba a hacer yo el mismo comentario que Merak... ¿Seguro que no es tu hija? Se parece mogollón. y en el carácter tiene todas las pintas de ser clavadita a ti.

Kilómetros de besos.

.
.