.
.
Luna, lunera, cascabelera, quiero a todos mucho, pero a ti la primera♪♪♪♪

miércoles, noviembre 21, 2007

Dátiles




Sabía que me gustaban tanto como a ella, por lo que solía comprarlos en el mercadillo de los miércoles para compartirlos conmigo cuando pasaba a verla por su casa.

Estaba muy enfermita y finalmente, hace ya algunos meses, se marchó a ocupar su asiento entre las nubes.


Tras su partida, los dátiles que esperaban en su congelador, pasaron a esperar en el mío...
¿podéis imaginar más dulce y bella herencia?...lloré al recibirlos...tal y como hoy he llorado tras comerlos...
En ellos he vuelto a sentir el sabor de aquellas tardes de dátiles, que no volverán.

Tita Mercedes, te quiero siempre.

Tu recuerdo sigue aquí desde aquel día.


27 comentarios:

David Rodriguez dijo...

Es bueno tener siempre en la mente y el corazón a los seres queridos que ya no están y a los que estan sin duda tu tía estará orgullosa de ti, un saludo.

EUCHY dijo...

Ay Syl.. q lindura.

Además leí el post de aquel día, eres una dulzura MUAK

blumun dijo...

Que bello homenaje a tu tita Mercedes. Seguro que desde su nube te leerá y sonriendo se zampará un dátil celestial, al tiempo, que arrancará un cachito de nube, para limpiarte tus lágrimas.
Muy bonitos pensamientos.
Besos.

Carlos dijo...

...conmueve tu dulzura Syl...

Waiting for Godot dijo...

Qué bonito. Besos bella.

Francisco Castaño dijo...

Sin comentarios.
Animo!!

Carlos dijo...

Es curioso cómo a veces son los pequeños detalles los que nos traen grandes recuerdos: un olor, una canción... o el sabor de unos dátiles.

Un beso para tí y para tu tita. ;-)

Jacqueline dijo...

Syl, tienes un corazón de pancito dulce. Un beso.

Correoradelamuerte dijo...

¡Qué bonito! Lo del congelador es como de escena de cine japonés :)

IMAGINA dijo...

Sylvie, me hiciste recordar que el padre de mi hija siempre hacía una salsa para pasta espectacular que llevaba muchos champignones picaditos y un monton de verduras, todo picado muy pequeñito. Era una receta que heredó de una tía en Italia o algo así. El hacía grandes cantidades de salsa y las guardaba en unos potes de vidrio sellados al vacío, en un congelador.
Cuando murió, entre lágrimas y también risas nerviosas, todos sus hijos y yo fuimos a su casa a ver qué hacíamos con las cosas y nos encontramos con un montón de potes de salsa que repartimos entre todos.
A diferencia tuya yo jamás pude comerme la pasta que mi hija me pidió que preparase.
Las lágrimas me ahogaban.

grey dijo...

No sólo fueron dátiles:
mercedes dejó para tí los frutos y las salasas más dulces, aquellos cuyo sabor no se disipa nunca.

Jorge dijo...

Olá amiga Sylvie, obrigado pela msg no meu blog, parabéns pela suas conquistas (medalhas e troféus), continue assim que você vai arrebentar e quem sabe numa dessas corridas a gente se encontra, quando quiser retornar no meu blog esteja a vontade.
www.jmaratona.blogspot.com
Beijos e boas corridas
JORGE CERQUEIRA
Brasil

Jorge dijo...

Olá amiga Sylvie, obrigado pela msg no meu blog, parabéns pela suas conquistas (medalhas e troféus), continue assim que você vai arrebentar e quem sabe numa dessas corridas a gente se encontra, quando quiser retornar no meu blog esteja a vontade.
www.jmaratona.blogspot.com
Beijos e boas corridas
JORGE CERQUEIRA
Brasil

EUCHY dijo...

Epa!!!!!!!!

Con la salsa de tomate para pastas de mi NONNA me pasó EXACTAMENTE LO MISMO que a IMAGINA

Sylvie dijo...

David, seguro que sí...siempre lo estuvo. Gracias.

Euchy, claro, si es que ahora que pienso en aquel entonces ni nos conocíamos aún...ya ves...a mi me parecía que llevabas por aquí toda la vida ya...(como yo).

Blumun...ojalá que sí...me encantaría pensar que allí donde esté pueda seguir comiendo dátiles.

Charlie, es la que ella contagiaba, te lo puedo asegurar.

Gracias Waiting.

Francisco, estoy bien, fueron solo pensamientos y sensaciones del momento que necesité expresar. Gracias.

Carlitos, me has entendido a la perfección...eso es lo que quería decir.

Jacqui, el pancito dulce era mi tita...solo oirla hablar, te ablandaba el corazón.

Correora, verdad?...a mi cuando me los dieron, me pareció surrealista total...pero me encantó tenerlos.

Imagina, lo entiendo...es duro...y para unos hijos o para ti, supongo que más.
Yo empecé a comerlos con ilusión...recordando muchos momentos y alegrandome...a medida que iban acabándose, fui poniendome mal.
También he heredado de ella muchas recetas de comida, que cocinaba muy bien. Gracias por compartir tu vivencia.

Greyecillo, tienes razón...siempre estarán conmigo. Gracias bonico.

Jorge, gracias a ti por volver, hombre. Un saludo.

Euchy...cuanto más se les quiere, más recuerdos dejan...Gracias maja.

Besitos a todos y gracias.

paco Montoro dijo...

Sylvie bonita y triste historia. Un beso

la granota dijo...

Es hermoso ir asociando recuerdos a las pequeñas cosas. Para ti, comerte un dátil nunca será simplemente comerte un dátil. Qué suerte! Besos

Pilt Rafa dijo...

Aunque a veces no lo queramos, estamos conectados con todo el mundo, y con las cosas, con los olores, sabores, etc. ¿No te pasa que comes algo y te recuerda a alguien?
Sí, sí te pasa, por lo que leo...
:-)

robert mayoral dijo...

hay que ver la virtud que tienes para sacar siempre lo bueno de cada momento, me encanta tu forma de ser!
ánimo y besos!!

Barney dijo...

Que sepas que ella está contigo Sylvie.. cada vez que te acuerdas de ella o escribiendo este post la haces más viva.
Yo aún guardo ropa de mi madre y mi padre, no quiero tirarla... a veces me pongo el pijama de mi padre, en dias de esos caseros, cuando llueve fuera (me encanta)... me miro al espejo y al sonreir veo la sonrisa picarona y seductora de mi padre; y cuando me miro a los ojos veo la dulzura de mi madre. Es mi manera de sentirlos vivos.¿Cómo no? si está dentro mia!!! Besos, guapetona.

Sylvie dijo...

Paco, bonita...siempre será una historia bonita.Gracias.

La granota, en eso tienes toda la razón del mundo...y eso es maravilloso...me pasará siempre con los dátiles y con el arroz con leche que me preparaba.

Rafita, tú mismo te lo has contestado. Sí, si me pasa...con todo, con los olores, sabores, paisajes, palabras, anuncios, canciones...puf...mi mente es muy asociaora tal y como puedes ver.

Robert, vaya comentario más bonito me has hecho, niño. Gracias!!...Sin optimismo, la vida se hace gris oscura.

Barney, te puedo asegurar que conociendo ya como eres, el día que supe que te faltaban ambos, comprendí mucho tu manera de ser y tu entrega con tus pequeños...La vida te ha enseñado a sentir...eso es muy bello.
Gracias...que sigas disfrutando de esos reflejos en el espejo, amigo.

Besitos a todos y gracias.

Furacán dijo...

Que bonito post Syl, es bonito poder sentir así. Me gusta tu forma de ser, tienes sitio para todo, para el cachondeo y para los sentimientos más profundos. Le sacas partido a la vida tal y como es. Me encanta.

Un biko

Santi Palillo dijo...

Siento lo de tu tía Mercedes Sylvie, has escrito un post muy sensible que da gusto leer.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

un bonito recuerdo de tu tía. ES precioso lo que dice y se nota que la querias, quieres y querrás mucho siempre.

besos.

Sylvie dijo...

Furi, tú lo has dicho...así es la vida...con momentos para todo... y sentirlo así, es algo que todos hacemos, pero hay que saber escucharse. En eso es en lo que yo creo que se falla. Gracias bonico.

Santi, gracias...precisamente anoche que vino un amigo a cenar a casa...pusimos un video de una boda de hace 10 años...y va...y sin recordar que ella estuviese también...salió...Joder!...menudo vuelco me dió el corazón!!!...Gracias.

Fernando...para siempre...hay amores que son para siempre y que lo tienes claro desde que te aparece el uso de razón.

Besitos a todos y gracias.

El antifaz dijo...

Que recuerdo. Ahora cada vez que veas un dátil, su sabor será el de ella. Y cada vez que mires hacia arriba pensarás que gracias a ella hay dátiles en el cielo.
Besos.

Sylvie dijo...

Antifaz, eso es tal como lo dices...siempre los dátiles me traerán el sabor dulce de su recuerdo.

Gracias.

besitos.

.
.